Doce

Señales que apuntan tal vez a una transformación de algún tipo: compras, desde hace semanas, una palmera de chocolate, es verdad que no todos los días, ni a propósito, solo cuando sales de comprar del supermercado en cuyo vestíbulo la pastelería anexa ofrece, junto a una gama no demasiado amplia de dulces, empanadas y bollos, esas palmeras de chocolate, negras mariposas que, el día que compras una de ellas, devoras casi compulsivamente nada más salir a la calle; hoy, incluso, has dado un pequeño paseo antes de volver a casa para poder terminarte el dulce e incluso estuviste a punto de sentarte en un banco en un abortado arrebato de sedentarismo glotón que debería darte que pensar. Otra señal extraña: al pasar junto a un contenedor en el que había depositados todo tipo de desechos y restos de objetos inservibles, aunque seguro que ningún objeto entero o en buen estado, ralentizaste el paso como para querer detenerte a escarbar entre aquellos montones de basura. Lo mismo has visto hacer en los últimos meses a gente diversa, ayer mismo a un anciano vestido con chándal pero de rostro noble o, por decirlo de un modo no menos anticuado, respetable. (Otros días han sido jóvenes, inmigrantes o alguna anciana los que, sin ningún complejo o al menos aparentando no tenerlo o no darse cuenta de tu presencia, rastreaban los contenedores en busca, supongo, unas veces de comida y otras, quizá las más, de ropa usada, de restos aprovechables de utensilios o muebles, de ordenadores o electrodomésticos que en unas manos hábiles, sin duda, pueden reciclarse.) Pero a ti ni te falta todavía comida que llevarte a la boca (más bien diría que te sobra, a la vista del adictivo ritual de las palmeras de chocolate) ni has tenido nunca habilidad para el bricolaje o la recomposición de lo desechado por otros. Así que no cabe entender el gesto de hoy, ese impulso por suerte controlado de revolver en un contenedor de basuras, sino como otra extraña señal que apunta tal vez a una transformación de algún tipo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s