Cuarenta y uno

Algo que no había pasado nunca desde que vivo aquí: que coincidamos tres vecinos a la hora de entrar en el portal. Yo entré el último. Delante de mí, un chico de pelo largo a quien no pude verle la cara y delante de él un señor ya algo canoso con un niño pequeño. Nadie saludó a nadie. Suele ser habitual en el lugar donde vivo: como antes de acceder a las viviendas o a las escaleras que llevan al primer y segundo piso tenemos que atravesar un patio se ha convenido (en secreto, o cada uno por su cuenta) que dicho patio es un espacio público que no forma parte de los espacios comunes (las escaleras, por ejemplo) en que el saludo sí parece prescriptivo. Así que cuando coincidimos dos o más vecinos en el patio lo normal es que parezcamos fantasmas que no vemos a los demás, y que llevemos la mirada perdida normalmente al frente o que, como ocurrió ayer, si alguno está tendiendo ropa en el patio levante la mirada hacia quien llega y vuelva a bajarla como si su gesto fuera estrictamente casual. Al principio me sorprendían estas costumbres y las consideraba bárbaras, saludaba cortés a todos aquellos con quienes me cruzaba en el patio, pero poco a poco he ido dejando de hacerlo. Cuando ingreso en el patio me despreocupo, como los demás, de lo que me rodea, soy libre y estoy solo en el mundo, no necesito a nadie, doy un par de pasos en un espacio que en ese momento es mío sin que la posible presencia de otros enturbie mi sensación de independencia. Hago como si esos vecinos fueran puras eventualidades, parte del decorado de este patio de corrala, tan pintorescos e inanimados como las macetas o los buzones, las tendederas o las bicicletas. Ha ocurrido incluso alguna vez que, al salir hacia el trabajo muy temprano por la mañana, la oscuridad anterior al amanecer nos rodeaba, a algún vecino y a mí, y nos excluía realmente el uno del otro. En esos momentos, aunque sabíamos que había alguien más que atravesaba el patio, éramos, tanto él como yo, parte de la oscuridad, y ni siquiera nos veíamos a nosotros mismos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s